Robin Williams, el comediante eterno

Se cumplen cinco años de su muerte

Artículo creado por Orealba Soriano en 2014 para la revista Fascinación, pueden verlo diseñado en orealbasoriano.com

No hay que recordar a este gran actor por los momentos trágicos de su vida, sino por las horas de alegría y diversión que nos regaló

 

Muchos crecimos entre risas y lágrimas, con los personajes interpretados en el cine por Robin Williams: desde un papá que haría todo por estar con sus hijos, incluso hacerse pasar por una niñera; hasta un robot que lucha por sus pensamientos. Este actor, sin duda, fue una inspiración para muchos, compañero de otros, y amigo de un montón. Fue una persona que regalaba felicidad, aunque él se sintiera sin ella.

El 11 de agosto de 2014 se produjo un vacío en el mundo del cine, luego del deceso del actor estadounidense, por un aparente suicidio. Sin embargo, hoy no recordaremos cómo se fue, sino qué nos regaló, haciendo un repaso por su vida y su carrera, durante la cual le dio vida a personajes como “Patch Adams”, cuya meta era alegrarle la vida a los pacientes y a sus espectadores en la gran pantalla.

Detrás de las cámaras

Williams comenzó estudios en política; sin embargo, los dejó para convertirse en actor, y de esa manera fue como entró en la prestigiosa Juilliard School.

En 1978, contrajo matrimonio con Valerie Velardi. De esa relación, nació su primer hijo, Zachary Pym, en 1983. Durante su matrimonio hubo problemas, entre ellos, de infidelidad. En 1988, su para entonces esposa, solicitó el divorcio por “razones irreconciliables”.

En 1989 se casó nuevamente, esta vez con Marsha Garces, quien lo convirtió en padre de dos niños: Cody y Zelda. Con su segunda esposa creó la Fundación Windmill, con el fin de recaudar dinero para ayudar a los necesitados. En 2008 se divorció por segunda vez. Al año siguiente se unió a su ahora viuda, Susan Schenider.

Más de cien caras

Williams no se limitó con sus papeles. Si bien la mayoría de ellos eran de comedia, también trabajó con personajes dramáticos. En su trayectoria podemos encontrar más de 100 trabajos, pasando por el cine y la televisión, hasta interpretando voces de distintas cintas animadas.

En 1976 obtuvo su primer contrato para la pantalla chica. Allí comenzó su carrera. Dos años después, interpretó a un extraterrestre en la serie “Mork & Mindy”, la cual lo hizo merecedor de su primer Globo de Oro.

Debutó en el cine con la película “Popeye” (1980), que si bien no fue un éxito, hizo que Williams se diera a conocer en el séptimo arte. En 1987 llegó su primera nominación al Óscar, por “Good Morning Vietnam”, film en el que interpretaba a un locutor de radio del ejército durante la guerra. Sin embargo, solo logró otro Globo de Oro con este film.

En 1989, la Academia lo nominó nuevamente, esta vez con “La Sociedad de los Poetas Muertos”, en la que interpretó a un profesor de literatura. En 1991, llegó su tercera postulación a los Óscar con “The Fisher King”, con la que nuevamente solo logró un Globo de Oro.

No fue sino hasta 1997 que obtuvo su primer Óscar, cuando filmó “Good Will Hunting”, en un rol muy dramático, en comparación con los demás que había hecho.

En la década de los 90 protagonizó “Papá por Siempre”, con la que obtuvo su cuarto Globo de Oro. Luego vinieron films como: “Jumanji”, “La Jaula de las Locas” (en la que interpreta a un homosexual), “Jack”, “Patch Adams”, “El Hombre Bicentenario”, “Retratos de una Obsesión”, “El Hombre del Año”, ”Una Noche en el Museo”, y muchas más.

En toda su carrera fue nominado 11 veces al Globo de Oro, de las cuales ganó en cinco oportunidades. La Academia lo postuló cuatro veces, aunque solo obtuvo el premio Óscar una vez.

Una de sus últimas películas fue “Un Loco Suelto en Nueva York”, en la que trabajó con Mila Kunis y luego “Una Noche en el Museo: El Secreto de la Tumba”. Además, Williams se mantuvo al aire hasta su muerte, en la serie “The Crazy Ones”, en la que interpretaba a un publicista que tenía 20 años sobrio, papel que, de alguna manera, se asemejaba a su vida real.

Williams continuaba con distintos proyectos cinematográficos, entre ellos la secuela de “Mrs Doubtfire” y “Absolutely anything”. Sin embargo, hasta los momentos, no se supo qué pasararía con ellos.

El adiós de sus amigos

Con una larga trayectoria, Williams pudo conocer y trabajar con otros grandes artistas y personas, por lo que, luego de su muerte, no se hizo esperar la lluvia de mensajes emotivos en las redes sociales hacia el intérprete, debido al aprecio que le profesan colegas y amigos.

Algunos usaron sus cuentas en Twitter para expresarse, como Jared Leto, Pink, Gloria Stefan, Morgan Freeman, Ellen DeGeneres y muchos más. Sin embargo, hay unos mensajes que han resaltado más que otros, como el de Hunter Doherty, el médico al que le dio vida en el recordado film “Patch Adams”.

La terrible noticia de la partida de Robin Williams me llegó aquí en la Amazonia peruana ayer, tarde en la noche, con gran pesar. Rodeado de más de 100 amigos y payasos en nuestro viaje anual, lloramos esta trágica pérdida y continuamos atesorando su genio en la comedia. Estoy sumamente agradecido por esa maravillosa interpretación de los inicios de mi vida, que ha permitido al Instituto Gesundheit continuar y expandir su trabajo. Enviamos nuestras bendiciones a su familia y amigos, en este momento de pesar. Gracias por todo lo que diste a este mundo, Robin, gracias, mi amigo”, escribió Doherty en la red social Facebook.

Voces mágicas

Este gran actor tenía una facilidad para realizar imitaciones con su voz, consiguiendo papeles de doblajes en películas, como: “FernGully: Las Aventuras de Zaky Crysta” (1992), en la cual era la voz de Batty Koda; “Aladdin” (1992); “Aladdin y el Rey de los Ladrones” (1996), como Genio; “Robots” (2005), como Fender; “Happy Feet” (2006) y “Happy Feet 2” (2011), en los personajes de Ramón y Lovelace.

Curiosidades

Williams hizo de todo un poco en su vida, entre lo cual se encuentran cosas que quizás no sabías, como por ejemplo que:

  • Le colocó a su hija el nombre de Zelda, debido a su fanatismo con los juegos “The Legend of Zelda”. Incluso, ambos protagonizaron una serie de comerciales de dichos videojuegos.
  • Al ganar el Óscar, le regaló la réplica en miniauara al actor que hizo su doblaje en la película “Good Will Hunting”, en versión alemana, junto con una nota que decía: “Gracias por hacerme famoso en Alemania”.
  • Muchos de sus diálogos en las películas que hacía eran improvisados, incluso los guionistas de “Mork & Mindy” dejaban espacios en blanco en el guión, porque sabían muy bien que Williams inventaría algo en escena.
  • La revista “Entertainment Weekly” lo nombró, en 1997, “El hombre más cómico del mundo”.
  • Luego del terrible accidente de Christopher Reeve (protagonista de “Superman”), amigo que conoció en la escuela Juilliard, Williams se presentó disfrazado en el hospital donde estuvo recluido su colega. Reeve admitió que su amigo fue el primero en sacarle una sonrisa, desde que ocurrió la tragedia.

No importa lo que la gente te diga; las palabras, las obras y las ideas pueden cambiar el mundo”.

Robin Williams.

 

Autor entrada: orealba

Dejame un comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.